SEDCAM – LA PAZ ENCARA CON EL TOTAL DE EQUIPO TÉCNICO Y PERSONAL, DEVASTADORA ÉPOCA DE LLUVIAS

Durante los últimos meses se observó  por los medios de comunicación gente desesperada, producción agrícola  desechada en la carretera, centenares de vehículos detenidos, y población que, haciendo un fuerzo enorme, logra llegar a sus respectivos destinos,  no sin antes sortear obstáculos naturales que arriesgan su seguridad.

Ante este panorama, la Gobernación de La Paz, a través del  Servicio Departamental de Caminos (SEDCAM),  desde el mes de septiembre   de la gestión pasada,  empezó la labor de emergencias, con el fin evitar  accidentes e  intransitabilidad  en la red vial departamental que abarca una extensión de 5.000 kilómetros.

De acuerdo al Ing. Ramiro Ticona, Director Técnico del SEDCAM, luego de que pase la época de lluvias se realizará un balance del trabajo ejecutado y de  qué forma se va a encarar el proceso de reconstrucción y rehabilitación de las carreteras malogradas, pues un tema aparte es  la seguridad de  personas y motorizados; y otra,  la de refaccionar  carreteras destruidas.

 “Las lluvias intensas que cayeron en días anteriores, no han dado tregua al trabajo de  70 maquinas y 150 funcionarios,  entre técnicos, operadores e ingenieros desplazados en esta época de emergencias, todos ellos especializados en la área caminera. Los daños son   de consideración en toda la red vial departamental”.  Indicó la autoridad.

Rio Abajo, el primero en sentir los rigores de la naturaleza

Al  comienzo de la época de lluvias,  es el sector de Rio Abajo, región que engloba a parte de la zona sur de la ciudad de La Paz y zonas productivas de las provincias Murillo y Loayza, la que comienza a tener dificultades. Su geografía rocosa y rodeada por montañas en las cuales se enclavan poblaciones en las bifurcaciones de los cerros o a las orillas del rio La Paz, son las que sufren la pérdida de su producción y la falta de acceso a diferentes comunidades.

A lo largo de 350 kilómetros de carreteras,  que son supervisados por la residencia Rio Abajo,   los puntos conflictivos atendidos por el SEDCAM  fueron la carretera  Apaña-Ventilla-Lambate, luego desde Coni a Cotaña y finalmente desde Tahuapalca hasta el sector del Palomar. En estos tramos se observaron caídas de plataforma,  chorreras   y obstrucción de alcantarillas por basura y material de arrastre.
En el municipio de Palca,  cerca a la población de Ventilla, la gente tuvo problemas para llegar a la zona sur de la ciudad de La Paz, debido a que el puente, hecho de troncos, sucumbió ante la crecida del rio, obligando  a los técnicos,  a la construcción de una losa de siete  metros que reemplazó a la malograda infraestructura.

Todas estas emergencias fueron atendidas, siendo, de acuerdo a la evaluación de los técnicos, por ahora, una temporada que no trajo mayores desastres en el tema  carretero en la región de Rio Abajo.  Sin embargo,  la falta de  una política en el manejo de cuencas y la irresponsabilidad de las población al sembrar, durante la época seca,  en lugares que son parte del caudal del rio La Paz, son situaciones cuyas consecuencias se muestran año tras años con la perdida de cultivos.

Norte Paceño,  el poder de la naturaleza ante la voluntad humana

Sin lugar a dudas, los yungas y todo el trópico paceño fueron los más afectados en esta época de lluvias, que  de acuerdo a un dato del Servicio de Meteorología e Hidrología de Bolivia (SENAMHI), señala que en los últimos 25 días se han alcanzado los 1000  litros por metro cuadrado en el norte amazónico  de Bolivia, cuando el promedio es de 300 litros.
La Gobernación procedió al trabajo de emergencias  siguiendo cronogramas de atención rutinarios que abarcan los  casi 800 kilómetros de carreteras  que conectan las poblaciones de las provincias Sud Yungas, Nor Yungas y Caranavi. Sin embargo,  el embate de las lluvias, la crecida de los ríos, el derrumbe constante de bastas aéreas deforestadas, superaron los índices normales provocando grandes daños a la infraestructura carretera del departamento.

Incansable trabajo para permitir salida de producción agrícola

Los municipios de Alto Beni y de Palos  Blancos, ubicados aproximadamente  a 250 kilómetros de la Sede de Gobierno son, por ahora,  los únicos lugares  de los yungas  que se dedican a la producción de alimentos (cítricos, bananos, papayas, café, entre otros ) destinados para su consumo en  la ciudad de  La Paz.

El SEDCAM con  40 unidades que comprenden retroexcavadoras, excavadoras, palas cargadoras, tractores, volquetas, trailers y camionetas han sido desplazadas para la atención de emergencias. Con la misión de evitar que la  producción corra el riego de perderse totalmente, además de permitir el paso de la población.

La ubicación de todos estos equipos, se centra  con principal atención,  en las carreteras críticas que son:  Litoral – Kollasuyo, donde se encuentran casi 3 kilómetros de plataforma destrozada  en varios sectores de esta ruta. En estos momentos,  la maquinaria procede a dar transito y se prevé  la rehabilitación de la carretera con la construcción de una variante, después de que termine la época lluviosa.


Eleuterio Cruz Marca, Ejecutivo Pro-Caminos del sector 4 del municipio de Alto Beni,   ha señalado en una inspección atrás,   que la  ayuda debe ser  inmediata: “Hubieron pequeños derrumbes en los últimos años, pero esta caída de plataforma nunca se había visto de esta magnitud. Toda la plataforma se está yendo. (…)  Pido a las autoridades nacionales y departamentales enviar más maquinaria a este sector, porque estamos en un verdadero desastre natural.”

Por su parte,  Marcelo Choque, Sub Alcalde del Distrito 6 del Municipio de Alto Beni, informó que los bananos, plátanos yucas y papayas  son los principales productos que se están perdiendo, la baja en la economía de los productores se verá afectada, pues viven  de la venta semanal e incluso se tienen deudas con entidades bancarias que deben ser saldadas.

“A la población de la ciudad de La Paz, decirles, lamentablemente, contra la naturaleza no se puede hacer nada.  Pedimos a las autoridades departamentales y nacionales que nos apoyen y ayuden en esta etapa de emergencias, y que nos permitan recuperar nuestras perdidas económicas”, enfatizó  Choque.

Al momento,  se pudo habilitar  la entrada hacia Mayaya, pero desde allí hacia otra zona productora como Sararia, se procedió a cortar nuevamente el trafico  ya que el trabajo realizado en el camino  volvió a deteriorarse por nuevos derrumbes producto de las últimas lluvias.

La situación fue  tan crítica hace unos días, que  los técnicos y operadores del  SEDCAM  sufrieron el  desabastecimiento de combustible y de repuestos. El  ingreso a los lugares de  trabajo era inaccesible por los derrumbes. Así que se tuvo que cargar con los insumos a pie, lo que retrasó  las actividades de limpieza y reposición de camino. También se procedió al traslado de los mismos   a través del rio  por medio de barcazas que llegan a las poblaciones de Sapecho, Covendo , Papayani,  Piquendo, Palos Blancos , Porvenir, San Miguel de Huachi.

En las mencionadas poblaciones los tramos que reciben atención son   el camino Piquendo - Puerto Carmen – Papayani, en esta vía  se construye una variante ya que es imposible el paso por caída de plataforma de alrededor de 300 metros.

En el Cruce Sapecho - Palos Blancos – Covendo,  derrumbes  son levantados por la maquinaria,  al igual que en  San Miguel de Huachi. En  Mayaya - Puerto Linares - Bella Vista, se procede a la limpieza  de derrumbes  con retroexcavadora. En Yara se realiza mantenimiento de emergencia.
Trabajos de emergencias en Sud Yungas son constantes.

Otra zona  que es afectada considerablemente durante la época de lluvias, es el municipio de La Asunta, de la provincia Sur Yungas. El campamento y la residencia del SEDCAM han desplazado 20 unidades de  maquinaria para la atención de emergencias en poblaciones como Huyñacarpa, Santa Rosa, Mercedes, Colopampa, La Asunta,  Puerto Rico, Bolívar, Kilometro 20, incluso,  cerca a Chulumani. Se realizan los  trabajos de emergencia con tractores,  cargadores frontales y volquetas.

Cierre de vía  y colapso de puente

Existe, hace tres años, un  sector, a la  altura de la población de Mercedes,  que produce  enormes  riesgos para motorizados y peatones. La caída de material es permanente, aún en época seca,   y comenzó a causa de la erosión producida por métodos de cultivo agresivos. El cerro colapsa en una extensión de 30 metros, lo que ha producido varios accidentes. Ante este panorama,  el SEDCAM hace unas semanas atrás concluyó la carretera Mercedes- Colopampa que logra solucionar el tráfico por encima del derrumbe.

Al respecto,  el Ing. Ramiro Ticona,   ha comunicado en medios rádiales de Sud Yungas  que por responsabilidad técnica se cerró este tramo, en un total de 13 kilómetros,   que   conecta a La Asunta con Chulumani. Se pide   a  transportistas y  población en general,  que transite por  la nueva carretera,  la cual esta expedita y en perfectas condiciones.

En otro sector muy próximo al ingreso a la población de la Asunta, el puente Charobamaba ha colapsado  a consecuencia del tiempo de uso y el material de arrastre. Para restablecer el transito, una retroexcavadora está haciendo el despeje del material de arrastre  para garantizar transitabilidad. Se supo que el puente pronto será reemplazado por uno nuevo, pues ya se habría licitado su construcción  con recursos de la gobernación.
Consideran  inusual época de lluvias por las fuertes tormentas.

Pedro Blanco, transportista de la región a tiempo de informar que  se encontraron con varios derrumbes a lo largo de la carretera hizo referencia que desde hace mucho tiempo que no llovía de forma tan constante: “fue hace  siete años atrás que llovió de esta forma,  ahora son lluvias torrenciales. Sufrimos de varios derrumbes, pero gracias a Dios ya llegó la maquinaria estamos tratado de llegar a Caranavi y La Paz.”

Matilda Casas, pasajera de minibús, también hizo hincapié en que años pasados las lluvias no  habían provocado semejantes daños como han estado ocurriendo últimamente: “esperemos que la lluvia pare y que podamos transitar sin peligro, estamos tranquilos porque vemos maquinaria en el trayecto pero si llueve vuelve a derrumbarse todo”.

Población está presta a colaborar

Las autoridades al ver la magnitud del los desastres, solicitaron a los dirigentes la formación de cuadrillas para ayudar al trabajo de la maquinara con motorsierras , machetes y otras herramientas , especialmente en los lugares donde se deben realizar variante.

Un ejemplo de este trabajo conjunto lo relata   Paulino Condorana, Coordinador de   Rosario, en  Caranavi, quien luego de varios días de estar incomunicado agradeció a la gobernación por la disposición de la maquinaria la cual está liberando la ruta km.20 – hacia la Asunta y llevando herramientas de trabajo junto a otras 10 personas, permiten que el trabajo de la maquinaria sea más eficiente.

“En este tramo (nosotros) hemos empezado a trabajar  desde el día miércoles y todo el fin de semana ya que estamos preocupados para la rehabilitación de los caminos. Este desastre natural nos ha unido a todos,  hoy estamos rehabilitando el camino junto a la maquinaria y apoyando a la gobernación”, resaltó la autoridad municipal.

Las continuas  lluvias afectaron a cabeceras de valle

Debido a su geografía, muchas poblaciones de las provincias Muñecas, Larecaja y Camacho, quedaron incomunicadas. Las precipitaciones provocaron que las carreteras se convirtieran en verdaderos lodazales que  capturaban a cuanta movilidad intentase pasar por allí, estas vías son de suma importancia  pues la producción de cereales y frutas que abastece a la ciudad de La Paz se  vio afectada al inicio de  este año.

La Residencia Achacachi,  que cubre una extensión de carreteras de  1.200 kilómetros, incluyendo zonas de valle y de todo el altiplano de la provincia Omasuyos. En turnos de hasta 18 horas, además de atenciones nocturnas debido a la alerta de emergencia,  posibilitó la transitabilidad de tramos que conectan a las localidades de   Huallpacayu    pasando por Moco Moco  e  Iltalaque; también las conexiones desde   Cr. Ambana – Cr. Humacha- Chuma-  Ayata, incluyendo, el lado de Conventillo-Chojñapata- Aucapata.

En otro sector, cuadrillas  de limpieza  se movilizaron para el mantenimiento del asfaltado  que une Sorata con Achacachi y, por consecuencia con la ciudad de La Paz. La nueva vía, que fue concluida para la fiestas julianas del año pasado  y entregada por el propio Presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales,   tuvo caída de material de los cerros circundantes así como el colapso de drenaje, que fueron despejadas para evitar cualquier dificultad a motorizados y transeúntes.

Desde Sorata, capital de  la Provincia Larecaja,  y uno de los lugares más visitados por turistas en el departamento, se inicio la titánica labor de dar paso en las carreteras ya deterioradas por la lluvia a poblaciones como Tintilaya, Quiabaya  , Incachaca, San José de Vagante y Mapiri.
Centros mineros y valles de Inquisivi, también afectados.

Por si fuera poco, el aparato productivo del departamento,  afectado ya  por la perdida económica en la producción de alimentos, también recibió otro revés. En el caso de la explotación minera de la provincia Inquisivi, que en septiembre del año pasado salía de una  de las peores nevadas registradas, ahora se enfrenta a la  imposibilidad de  comercializar minerales por afectaciones en las carreteras circundantes.

Al respecto,  Javier Lazarte, técnico del SEDCAM,  evaluó  el deterioro en el puente de acceso al centro minero Pacuni. La infraestructura,  deteriorada por  el tiempo y las lluvias constantes,  es casi obsoleta. A pesar de ser  parte del tramo municipal, la Gobernación por ser una situación de  emergencias, se comprometió a la construcción de un nuevo puente, para lo cual espera el perfil por parte del municipio para proceder a realzarlo.
“Otros destrozos que provocaron las inclemencias del tiempo en el centro minero fueron  la pérdida de su maquinaria a consecuencia de un derrumbe que lo sepulto de forma definitiva. Así también se ha visto afectada la dotación de energía eléctrica.”, indicó el profesional.

En la comunidad de Choquetanga, el aspecto más preocupante es la caída de mazamorra que ha cubierto gran parte de la cancha de la Unidad Educativa de Moxacoca, así como de los baños del colegio, afectando de igual modo a las  viviendas aledañas.

Se procede a la rehabilitación de  plataforma   en las cercanías de la población ya mencionada, la cual alcanza a unos 20 metros aproximadamente.  El daño fue  debido al aumento del cauce del rio Carabuco, por lo que   se procederá, gracias a recursos y apoyo de la gobernación,  a la construcción de un puente.

SEDCAM pide a la población paciencia y precaución

Ticona, informó   que las lluvias intensas que cayeron en días anteriores  no han dado tregua al trabajo de emergencias. Los daños son   de consideración en toda la red vial departamental por lo que se pidió a la población paciencia ya que después de la época de lluvias, se tardará varias semanas  en rehabilitar y reparar todas las carreteras dañadas.

“Pedimos a la población que se desplace con precaución por el hecho de que nuestro personal  y nuestra maquinaria están trabando en turnos de hasta 24 horas. Además, las lluvias continuarán. Así que si se encuentra   en  la necesidad de desplazarse hágalo de día y no de noche, respetando los horarios de entrada y salida al sector de Yungas,  y respetando la normas de transito”, finalizó  Ticona.

Redacción y fotografías: Israel Salvatierra.

  • Imagen 1
  • Imagen 2
  • Imagen 3
  • Imagen 4
  • Imagen 5
  • image06
  • image07
  • Imagen 8
  • Imagen 9
  • Imagen 10
  • Imagen 11
  • Imagen 12
  • image13